San Francesco Patrono d’Italia es una revista mensual de difusión mundial, fundada en 1920 en Asís por la comunidad franciscana conventual de Asís. Vio la luz para el séptimo centenario de la muerte de Francisco de Asís, patrono de Italia (1226-1926).
Es el órgano oficial de prensa de la Basílica de San Francisco y del Sacro Convento de Asís, un punto de referencia para los franciscanos dispersos por el mundo y para los devotos de Francisco, con sus más de 100.000 ejemplares.

Página web: SanFrancesco

La idea de una publicación de inspiración franciscana que se dirigiera a todos los italianos ve la luz el 4 de octubre de 1920, de parte de la Orden de los Frailes Menores Conventuales y de la comunidad franciscana conventual de Asís, en vistas a los festejos del VII centenario de la muerte de San Francisco. En el primer número de la revista se ilustró el proyecto de evangelización que inspiró el nacimiento de la publicación:

“Estas páginas que presentamos al público están dedicadas a todos. En la forma popular y descriptiva, no nos alejaremos de las exigencias de los estudios y de los estudiosos, del análisis crítico de cualquier costado de la vida de San Francisco, no cansaremos al lector con disquisiciones pesadas eruditas y bibliográficas. El pensamiento cristiano que guiará la mano de nuestros colaboradores será la cara directiva de toda nuestra obra; porque si en ese pensamiento se informó San Francisco, y si por eso él adquirió en la historia del mundo un lugar tan elevado, que nadie osa mellar, tanto aquel pensamiento de advertencia y augurio a todos para meditar las grandes palabras: «”imitare non pigeat quod celebrare delectat”» (S. August. Sermo 46 de Sanctis) Revista San Francesco Patrono d’Italia, n. 1, 4 de octubre 1920.

En los primeros años de vida, la revista se presentaba con carácter de devoción. La elección posterior, siempre respetando la combinación con aquello que, de hecho, es un santuario, fue la de crear secciones para facilitar la lectura y la participación (opiniones, actualidad, formación, eventos, sencillez franciscana e interacción).

Para las “opiniones” se involucraron algunos de los más famosos escritores italiano, entre ellos Ferruccio De Bortoli, Ezio Mauro, Francesco Giorgino, Marco Tarquinio, Aldo Cazzullo, Giacomo Galeazzi, Gianni Maria Vian, Giuseppe De Carli, Orazio La Rocca, Roberto Olla.

Para la “formación”, especialmente aquella franciscana, fueron llamados Felice Accrocca, Milvia Bollati, Franco Cardini, Chiara Frugoni. A un grupo de frailes que forma parte de la redacción se confiaron las notas de carácter formativo: de trata de padre Charles Baldacchino, padre Silvestro Bejan, padre Antonello Fanelli, padre Luigi Marioli.

La sección “Eventos en la Basílica” se propone ser una ventana siempre abierta a todo aquello que vive el Santuario, mientras se ha mantenido el carácter de sencillez franciscana confiando una sección a los frailes más simples y cercanos a la gente, como fraile Vicino. Fundamental es también la interacción con los lectores de la revista que mandan cartas y ruegos a la redacción, muchas de las cuales llegan de escuelas y de cárceles. Justamente son las escuelas las que cada mes proporcionan cuatro páginas de contenido, involucrando así a los estudiantes italianos.

La redacción interna de la revista está compuesta por tres frailes Martin Breski, Pawel Dybka y Francesco Lenti, además del director a cargo Enzo Fortunato. Con ellos como corresponsales Alessio Antonielli, Luisa Benevieri, Andrea Cova, Milena Gentili y Roberto Pacilio.

Una redacción externa de cinco personas, un gráfico, dos técnicos programadores y un equipo para las traducciones.