CiAl es un consorcio nacional sin fines de lucro creado en 1997 gracias al compromiso asumido por las empresas que operan en el sector de los envases de aluminio en la búsqueda de reducir y recuperar los envases, reconciliando las exigencias del mercado con las del cuidado del medioambiente. El Consorcio, que agrupa a productores de aluminio, transportadores, fabricantes y usuarios de embalaje en aluminio, así como encargados de recuperación y reciclaje de desechos de embalaje, tiene entre sus tareas la de garantizar la recuperación y envío al reciclaje de los embalajes de aluminio posterior al consumo, provenientes de la recolección selectiva organizada por las comunas italianas: latas de bebidas, latas y cajas para alimentos, latas de aerosol, tubos, películas finas, tapones y cierres. Esta actividad ha permitido, en estos últimos años, gracias a un aumento de las cantidades recogidas, alcanzar y superar los objetivos previstos por las normas europeas.

CiAl es un consorcio nacional sin fines de lucro creado en 1997 gracias al compromiso asumido por las empresas que operan en el sector de los envases de aluminio en la búsqueda de reducir y recuperar los envases, reconciliando las exigencias del mercado con las del cuidado del medioambiente. El Consorcio, que agrupa a productores de aluminio, transportadores, fabricantes y usuarios de embalaje en aluminio, así como encargados de recuperación y reciclaje de desechos de embalaje, tiene entre sus tareas la de garantizar la recuperación y envío al reciclaje de los embalajes de aluminio posterior al consumo, provenientes de la recolección selectiva organizada por las comunas italianas: latas de bebidas, latas y cajas para alimentos, latas de aerosol, tubos, películas finas, tapones y cierres. Esta actividad ha permitido, en estos últimos años, gracias a un aumento de las cantidades recogidas, alcanzar y superar los objetivos previstos por las normas europeas. Al día de hoy, de hecho, los resultados obtenidos en materia de recogida seleccionada, reciclaje y recuperación son especialmente positivos y han transformado a Italia en un ejemplo para toda Europa. CiAl opera dentro del sistema de recuperación de embalajes con base en dos principios importantes:

  • “responsabilidad compartida”
  • “el que contamina paga”

y desarrolla su actividad en el territorio italiano en fuerte colaboración y coordinación con otras instituciones y organismos:

  • el Conai — Consorzio Nazionale Imballaggi, y el resto de Consorcios nacionales de cadena para el reciclaje de embalajes
  • los Ministerios del Ambiente y del Desarrollo Económico
  • todas las asociaciones del sector, a nivel nacional y europeo

Las actividades desarrolladas por el Consorcio se financian a través:

  • de las tasas pagadas por las empresas por cada kg de envases de aluminio reincorporado al consumo y destinados a su recogida y recuperación
  • los ingresos derivados de las actividades de reciclaje
  • la contribución voluntaria de los propios miembros del consorcio

Los objetivos generales de CiAl son:

  • el desarrollo de la recogida selectiva de los embalajes de aluminio posterior al consumo
  • el envío a la recuperación de residuos de embalajes de aluminio especialmente a través de su reciclaje
  • el control de las actividades de prevención orientadas a contener la producción de desechos

Para cumplir con los objetivos de reciclaje, el Consorcio CiAI estipula especiales convenciones con las comunas, o con empresas delegadas por dichas comunas, para la organización de la recogida selectiva de los embalajes de aluminio.

CiAl cubre por completo el costo de la recogida mediante el reconocimiento de una suma previamente establecida, según lo dispuesto por el Accordo Quadro entre el Consorcio Nacional Embalajes (CONAI) y la Asociación Nacional de las Comunas Italiana (ANCI).